¿Cómo pintar las paredes de tu casa con rodillo?

Una herramienta fundamental para pintar las paredes, el techo y las demás superficies de tu casa es el rodillo. En muchas ocasiones una brocha resulta inadecuada o insuficiente, pues obliga a que el pintado sea un trabajo más complicado y con que ocupa más tiempo, además de aumentar las posibilidades de dejar marcas.

 

Pintar con un rodillo tiene muchos beneficios, y aunque parece fácil, se requieren de algunas técnicas para usarlo de forma correcta. Para coger uno se necesita un poco de práctica para evitar que, por ejemplo, algunas zonas queden más claras que otras o se noten las marcas de este.

 

Para obtener los resultados esperados se necesita paciencia y por qué no ayuda de expertos en pintura como American Colors. La tarea de pintar con un rodillo se hace más sencilla, sin embargo, conviene conocer los trucos para decorar de la mejor manera tu casa, tomando en cuenta una serie de consejos para realizar esta labor.

 

¿Cómo escoger un rodillo para pintar las paredes de tu casa?

Si deseas ser un experto pintando con rodillo, lo mínimo que puedes tener para lograrlo en comprar uno bueno. De nada vale el uso de técnicas si el rodillo es de mala calidad. Normalmente un rodillo económico no suele cargar bien la pintura, requiere un tiempo mayor de pintado y es fácil que al final queden marcas.

 

 

Por eso, cuando vayas a comprar un rodillo para pintar las paredes de tu casa, míralo detenidamente y escoge el mejor material posible para mayor duración. Existen rodillos que mezclan lana y poliéster, que suelen dar excelentes resultados en tu casa.

Una opción diferente, pero igual de útil, es un rodillo con recubrimiento de teflón. Este tipo de recubrimiento impide que se apelmacen los hilos de fibra, además de mejorar la carga del rodillo, reduciendo el tiempo de pintado. Ten en cuenta que el material de la esponja absorba la pintura, así lograrás mejores resultados.

Los otros dos accesorios que debes tener para pintar las paredes de tu casa con rodillo son un mango, que puede ser una extensión de rodillo, para alcanzar zonas altas y una bandeja donde depositar la pintura.

 

¿Qué debes tener en cuenta a la hora de pintar con rodillo las paredes de tu casa?

Antes de empezar a pintar con rodillo las paredes de tu casa, deberás haber cubierto las orillas cercanas al techo, al piso, ventanas y puertas con una brocha para darle un mejor acabado a los bordes. Si vas a utilizar un rodillo nuevo, lo ideal es pintes la esponja con una brocha para evitar que se absorba la pintura.

 

 

Ahora sí. Agrega un poco de pintura en la bandeja e introduce la esponja hasta la mitad y gírala para retirar el exceso. Deberás repetir el procedimiento con la otra mitad del rodillo. Para pintar solo debes rodar la esponja suavemente sobre la pared sin presionar con fuerza para ocasionar derrames o dañar el material.

Cuando apliques la primera mano de pintura comienza desde abajo, en una de las esquinas y ve subiendo hasta casi tocar el techo. Luego, baja para esparcir y pinta de arriba hacia abajo. Puedes realizar franjas del doble del ancho del rodillo que dejarán algunas marcas marcas, pero no debes preocuparte por eso

Toma en cuenta que no debes dejar que las orillas sequen de pintura porque de esta forma se formarán marcas que luego serán difíciles de borrar, por lo que debes mantenerlas frescas, haciendo el proceso a velocidad y sin dejar paredes a medio pintar.

Desliza el rodillo las veces que hagan falta para que la pintura quede bien extendida y toda  la superficie sea cubierta. Para la segunda mano, no la apliques en paralelo con la primera. Cambia de dirección vertical a horizontal para una óptima distribución de la pintura y menores o nulas marcas.

 

¿Qué técnicas debo usar para pintar las paredes de mi casa con rodillo?

Existen diversas técnicas para pintar con rodillo las paredes de tu casa.

 

Técnica de la “W”

Para lograr un acabado óptimo y en poco tiempo se puede utilizar la técnica de la “W”. Consiste en colocar el rodillo en una esquina de abajo y comenzar a subir en una leve forma diagonal, no en línea recta. Cuando el rodillo se encuentre arriba, baja recto. Solo deberás tener cuidado de que la esponja se quede sin pintura antes de recargar.

 

 

Cuando hayas cubierto toda la superficie, recién pasa el rodillo de la misma manera pero sin pintura, para que esta quede mejor distribuida. Tras cargar el rodillo colócalo sobre la esquina inferior de la pared, a unos centímetros del zócalo, y ejerciendo un poco de presión sube hacia el techo pero no en línea recta, sino siguiendo una ligera inclinación.

 

Técnica de pintado vertical

Esta técnica consiste en pintar de forma vertical pasando la esponja del rodillo por la pared de arriba hacia abajo completando cada espacio totalmente. Sigue este patrón desde abajo hacia arriba mientras tengas suficiente pintura en el rodillo, aunque no esperes a que no tenga nada de pintura para volver a cargarlo.

Una vez pintada la pared y con la pintura todavía fresca, deberás volver a pasar el rodillo siguiendo el mismo patrón pero esta vez sin pintura, así lograrás un mejor acabado, sin dejar grumos. Recuerda que debes presionar ligeramente sobre la pared, ya que de lo contrario lo único que conseguirás es arrastrar la pintura.

 

 

¿Cuántas manos de pintura necesito usar si pinto con rodillo?

Cuando pintas con rodillo, lo más conveniente es darle dos manos de pintura. La primera mano de pintura con rodillo sobre la pared se puede aplicar de modo vertical. Conviene pintar por franjas, cuya anchura sea el doble que la del rodillo. Después de empapar este de pintura, es ideal comenzar por la mitad de la altura, para desde allí subir.

Después de esta primera primera mano de pintura, las siguientes servirán para esparcirla de modo que no queden grumos ni imperfecciones. La segunda mano se debe aplicar a manera de franjas horizontales. De esta manera se garantiza una distribución más uniforme de la pintura y se reduce el riesgo de que queden marcas.

Si en algunas partes es complicado pintar trazos transversales, se debe procurar que sean al menos en forma diagonal, pero no paralelas. Recuerda que para pintar las partes altas, conviene añadir una extensión al asa del rodillo. Esto permitirá trabajar con mayor comodidad y obtener grandes resultados en el acabado.