¿Cómo pintar el techo de mi casa? Paso a paso

En algún momento dedicamos un poco de nuestro tiempo para aprovechar en realizar algunas tareas, como pintar nuestro hogar. Cuando nos planteamos pintar alguna de las habitaciones o la totalidad de nuestra casa, surgen dudas sobre si seremos capaces de poder pintar también nuestro techo como un auténtico pintor profesional. Si nos organizamos adecuadamente y reunimos el material correcto para realizar esa labor, es probable que los resultados sean los esperados.

 

Pintar un techo no es una tarea demasiado complicada, sin embargo, si no tomamos en cuenta algunas recomendaciones, terminaremos por estropear las alfombras, muebles o manchando las paredes durante este proceso. Si queremos pintar una habitación completa, conviene siempre empezar por pintar el techo con la cantidad necesaria de pintura, de modo que podremos evitar las salpicaduras de pintura en la pared o puedan cubrirse con mayor facilidad posteriormente.

 

 

Toma en cuenta que color del techo tiene un gran impacto en el ambiente, la perspectiva y la iluminación general de una casa o apartamento. Darle al techo una nueva capa de pintura es una gran manera de revitalizar el hogar y hacer que los espacios habitables tengan una atmósfera de encanto y comodidad. Independientemente de si se trata de un techo plano o uno que sea un poco más difícil de pintar, prepárate para el trabajo comprando suministros, moviendo o cubriendo muebles y aplicando una primera capa de imprimación.

 

A continuación, te brindamos algunos consejos que necesitarás saber para pintar el techo de tu casa como lo haría un profesional.

¿Qué materiales necesito para pintar el techo de mi casa?

Si vas a renovar el techo de tu casa o de una habitación en particular, lo primero que debes hacer es preparar el espacio que vayas a pintar y tener listos todos los materiales que te ayudarán a realizar correctamente esta tarea, y que te mostraremos a continuación:

Pintura

Ingresa a la página de Color Centro y asegura la compra de una pintura de buena calidad; de esta forma evitarás dar más pasadas de las necesarias y obtener un buen resultado. Además, existen en el mercado pinturas que resultan especialmente útiles cuando lo que vamos a pintar es el techo.

 

Rodillo

Cuando hablamos de pintura, el rodillo es un material indispensable. El largo del pelo del rodillo dependerá de la rugosidad de la superficie. Los rodillos de lana de pelo largo son más apropiados para pinturas vinílicas o acrílicas y los de pelo corto para pinturas plásticas o al agua. Si el rodillo es nuevo, conviene eliminar los pelos sueltos enrollando cinta adhesiva alrededor de él y después retirándola. Si es nuevo o tiene poco uso, no conviene meterlo directamente en la cubeta ya que absorberá demasiada pintura, mejor pintarlo previamente con una brocha y luego introducir en la cubeta.

Brocha

El manejo de una brocha es más fácil, sin embargo, elegir la ideal para nuestro techo entre los diferentes tipos de brochas, será importante para definir el acabado y el tiempo que tardarás en terminar el trabajo. Al elegir una brocha, tienes que considerar tres aspectos principales: el tipo de cerdas, la superficie que vas a pintar y la pintura que vas a utilizar. Es mejor utilizar una brocha redonda para pintar los rincones y aristas que el rodillo no puede alcanzar.

Palo de extensión

Existen palos a los que podemos enrollar el rodillo para poder llegar al techo y poder realizar las pasadas de forma cómoda, rápida y sin demasiado esfuerzo.

 

 

Una cubeta o bandeja para pintar

La cubeta o bandeja servirá para verter la pintura y remover correctamente la mezcla diluida con agua potable. Además, servirá para poder humedecer la brocha con pintura fresca cuando llegue el momento de pintar el perímetro del techo.

Protectores

Para la protección de tu salud y del espacio de trabajo, necesitarás cinta de pintor, plásticos, cartones, papeles de periódicos, gorra y gafas protectoras, los cuales evitarán que los muebles y suelos queden con manchas o también para que tú mismo no acabes más pintado de la cuenta.

 

Paso para pintar el techo de mi casa

Si ya cuentas con todos los materiales necesarios para empezar a pintar, solo te queda seguir este paso a paso para asegurarte que el resultado sea óptimo y veas tu techo renovado con un buen acabado.

 

1. Prepara la habitación

Este primer paso es fundamental debido a que cuanto más tiempo dediquemos a preparar la habitación, menos tiempo tardaremos en pintar y evitaremos complicaciones. Para ello retiraremos los muebles menos pesados, así como cortinas, lámparas, y demás. Los muebles voluminosos los taparemos con plásticos o telas que ya no utilicemos. También colocaremos cinta de pintor donde sea necesario y cubriremos el suelo con cartones o papel de periódico para evitar que se manche.

 

 

2. Limpia y repara los desperfectos

Antes de aplicar la pintura debes revisar que el techo esté libre de grietas y desperfectos; en caso exista alguno, deberás cubrirlo usando masilla. Luego, tendrás que lijar la superficie y limpiarla con un trapo humedecido, insistiendo en las zonas en las que pueda haber manchas. En caso de existir humedades, las trataremos con un producto específico.

 

3. Pinta el perímetro con la brocha

Coge la brocha y pinta todo el perímetro del ángulo entre el techo y las paredes, así como todas las zonas a las que no alcanza el rodillo. Este paso es muy importante ya que, si lo hacemos después de pintar con el rodillo, pueden notarse marcas difíciles de eliminar.

4. Primera mano con el rodillo

Luego de haber culminado con la brocha, es turno del rodillo. Remójalo con pintura de la cubeta, escurrido convenientemente, y comienza pintando franjas verticales desde la esquina de la pared de la puerta de la habitación hacia la ventana, evitando volver sobre la superficie ya pintada. Se debe procurar que las franjas de pintura se cubran ligeramente para evitar que queden huecos sin pintar, pero con cuidado de no dejar marcas visibles. También es muy importante deslizar el rodillo sobre la superficie y no presionar, ya que puede provocar desconchones sobre la pintura difíciles de reparar.

 

 

5. Segunda mano con el rodillo

Una vez se haya secado completamente la primera mano, aplicaremos la segunda capa pintando franjas horizontales, es decir, en dirección transversal a la primera mano. De esta forma conseguiremos que la pintura se distribuya uniformemente y reduciremos el riesgo de dejar marcas.

 

6. El toque final al techo

Por último y antes de que se haya secado la última capa, pasaremos el rodillo sin añadir pintura en el mismo sentido de la primera mano, de esta forma obtendremos un resultado magnífico y le daremos ese toque profesional a nuestro techo. Puedes ayudarte de la brocha para perfeccionar algunos bordes.

Luego de toda esta operación, obtendrás un resultado magnífico y tu techo lucirá vistoso y brillante, perfectamente pintado, y lo mejor será que tendrás la satisfacción de haberlo pintado con tus propias manos. Pinta tu casa y conviértela en tu hogar.