¿Cómo pintar un cuarto de colores? Todo lo que debes saber

Nuestro cuarto es el espacio más personal de nuestro hogar, y pintarlo significa un ritual importante para crear una mejor energía. Los colores de las habitaciones pueden cambiar no solo su aspecto, sino también, cómo te sientes cuando estás dentro de ella. Cuando se trata de un espacio tan privado como el dormitorio, es importante pensar qué tipo de estado de ánimo deseas crear. Antes de ponerte en la tarea, hay que tener claro la elección de los colores teniendo en cuenta que esperas que la elección de esa nueva pintura dure unos cuantos años.

 

Cada vez que se pinta una habitación, se tiene una nueva y magnífica oportunidad para dotar al dormitorio de un estilo totalmente distinto, un ambiente que acompañará una etapa diferente de la vida. Si bien pintamos muchas veces las paredes de nuestro cuarto bajo nuestro criterio y según nuestro gusto, elegir uno adecuado resulta fundamental en un diseño interior, apostando por incorporar toques de color en la decoración de cualquier espacio.

 

El color que elegiremos despertará respuestas emocionales específicas en las personas. Y es que la elección de los colores que usaremos para pintar una habitación ya no solo se queda en un plano estético, sino que esos colores influyen en nuestra energía, por eso debemos de tener cuidado porque cuando elegimos un color, sin saberlo, estamos cargando de significados todo nuestro espacio.

 

Según la psicología del color, el efecto que producen estos sobre la conducta de las personas es vital. Por ello, te ayudaremos a decidir qué tonalidades usar para pintar el dormitorio y, de esta manera, hacerlo mucho más acogedor y confortable.

 

¿Qué necesito hacer antes de pintar un cuarto de colores?

 

Si vas a pintar tu habitación de colores para darles un aspecto renovado, es necesario que sigas una serie de pasos para que esta tarea no resulte demasiado complicada, de hecho, es algo simple si tenemos en cuenta todo lo que necesitamos para el trabajo. Por ello, te brindamos algunas claves y consejos para saber cómo pintar una habitación, correctamente.

 

 

Elegir bien la pintura

Elegir el tipo de pintura correcta es de las primeras claves para que pintar un cuarto no se convierta en un trabajo tedioso. Por suerte, en American Colors con un amplia catálogos de productos que ilustran las mejores características. Todas estas pinturas ofrecen rangos muy amplios, entre los que la elección es a veces difícil. La preferencia debe ir a un u otro tipo esencialmente dependiendo del soporte y el destino de la habitación que debes pintar.

 

Escoger bien el material

El material básico del pintor puede variar mucho en función de la importancia y el tipo de trabajo a realizar. Por ello, es necesario evaluar bien antes de comprar lo que necesitas. Por ejemplo, para la brocha o cepillo que se utilizará, si es la primera vez que se realiza un trabajo de esta magnitud, es mejor un rodillo, para evitar las arcas del pasado en las paredes. Hay rodillos de diferentes formas y materiales, adecuados para usos específicos y tipos de colores.

 

Preparar bien la habitación

La primera tarea que se realiza antes de pintar una habitación es cubrir el suelo y cualquier objeto que quede en la habitación para evitar manchas. No está demás cubrir con cinta adhesiva las esquinas del techo, así como los zócalos del suelo en el caso de tenerlos, de modo que no se manchen de pintura. No olvides tampoco reunir los muebles en el centro de la habitación y los cubres con sábanas de nailon, o plástico fijándose con cinta adhesiva.

 

Utilizar pintura de imprimación

Antes de pintar, es necesario tener listo el imprimador fijador o pintura de imprimación, y diluirlo pasar una mano por la pared. La pintura de imprimación tiene la característica de permitir que la pintura posterior se adhiere muy bien a la pared, para resistir varios años. Para lograr un excelente acabado, se recomienda usar previo al pintado Imprimante y/o Sellador American Colors, dependiendo del estado de la pared.

 

¿Con qué colores pintar mi habitación?

Es importante encontrar un color que vaya de acuerdo a nuestra personalidad, estilo de vida y la decoración de nuestro dormitorio, para que así actúe de forma positiva sobre el espacio. Si lo que deseas es darle un estilo moderno a las habitaciones de tu hogar, aquí te contamos cuáles son los mejores colores para tu cuarto.

 

Esperanza: verde

El color verde es un color de la gama de los fríos y funciona perfectamente para las habitaciones. Se trata de un color fresco que alivia las ansiedades y, teniendo en cuenta que en un dormitorio lo que queremos es descansar, puede ser una excelente idea. Una buena forma de combinar el verde es usando tonos neutros como el gris, el blanco o el negro, además de estampados con verde y la gama de colores verdosos que este color tiene.

 

Pureza y calma: blanco

El blanco es uno de los colores más usados para decorar dormitorios. Dentro de esta selección de colores para dormitorios, el blanco es un color neutro que combina a la perfección con cualquier otro color, y ahí está una de sus grandes ventajas. Si lo eliges como un color secundario, funciona perfectamente con todos los demás.

 

Alegría y confort: amarillo

El amarillo es un color cálido que se debe tener en cuenta si nos gustan los interiores de casas confortables. Hay muchas maneras de decorar nuestro dormitorio con color amarillo. Por ejemplo, podemos poner un papel de pared estampado, usar el amarillo en cojines, textiles y accesorios. El resultado es realmente agradable, y conseguirás esa sensación de confort que se espera en un dormitorio, aunque como siempre que se eligen colores tan llamativos, debes usarlo con mesura para no acabar cansándose.

 

Feminidad y calidez: rosado

El rosa es un color que popularmente se asocia al género femenino, sin embargo, actualmente es muy usado en la decoración de interiores independientemente del sexo al que se refiera. Aunque no es extraño ver dormitorios de adultos, compartidos, pintados con este color. Es decir, que no sólo se reserva ya a las típicas habitaciones infantiles de niñas. Este tipo de dormitorios suelen ser acogedores y cálidos, y tiene una gran posibilidad en cuanto a tonos. 

 

Vitalidad y fuerza: anaranjado

Un color realmente alegre para decorar un dormitorio, es el color anaranjado. Este color puede remitirnos al fuego y el sol. y por tanto dará mucha vitalidad a un dormitorio. Se trata de un color cálido, muy potente, que se aconseja usar con otros colores más neutros para crear cierto equilibrio y no dejar que destaque demasiado.

Relajación y tranquilidad: azul

 

El color azul es un color perfecto para decorar tu dormitorio, pues puedes encontrar diferentes alternativas según el tamaño y forma de tu dormitorio. El color azul es un color frío, que tiene una gama de colores muy extensa por lo que va desde el celeste al azul marino. El azul es el color de la simpatía, la armonía y la felicidad. Un color que nos recuerda al cielo y al agua. Por lo tanto, ayuda y promueve la relajación.

 

Madre Tierra: marrón

Cuando vamos a elegir entre la variedad de colores, uno para nuestro dormitorio, el marrón es una apuesta interesante que podemos valorar. El marrón nos remite al color de la tierra, por lo que tiene ese toque natural con lo que muchas personas se sienten cómodos. Es típico encontrar dormitorios rústicos que usen este color, por lo que decíamos de que nos remite a la madre naturaleza.

 

Pasión: rojo

El color rojo es un color que se asocia con el amor y la pasión, es muy llamativo por lo que enseguida nuestros ojos lo captan en un solo vistazo. Necesitamos equilibrar el color rojo usando otros colores, en muchos casos el blanco y el gris pueden ser un buen equilibrio para el uso del color rojo en la decoración de nuestro dormitorio.

 

Sofisticación: negro

Aunque el color negro no es muy habitual en la decoración de dormitorios, pero no por ello es menos efectivo. El color negro puede darnos interiores muy modernos, elegantes y sofisticados, algo que es de agradecer si tenemos en cuenta que mucha gente es justo eso lo que busca cuando decora su dormitorio. Unos grandes ventanales que nos ofrecen mucha luz natural pueden ayudarnos a conseguir que nuestro dormitorio negro sea más luminoso.

 

Elegancia: gris

El color gris, dentro de los colores para interiores, es uno de los que mejor funciona, junto al color blanco. El gris es un color que consideramos neutro porque puede combinarse con cualquier otro color, además, tiene tonos infinitos, por lo que podemos conseguir un dormitorio realmente bello. Ofrece la misma elegancia que el negro pero suavizando los ambientes.