¿Cómo pintar una pared con colores cálidos?

El color que elijamos pintar las paredes es esencial. Las paredes son parte de los lugares en donde pasamos los momentos más relajantes y acogedores del día, por eso, pintar con colores favorecerá que nuestra energía esté enfocada en la alegría y nuestro espacio sea un ambiente más acogedor y social, para fomentar buenos sentimientos y sensaciones.

 

Elegir colores cálidos para tu casa es elegir colores que destacarán por encima de los demás. Además de aportar luz, son vitales, alegres y dinámicos. Tanto, que un color cálido parece que tenga relieve, por lo que provoca sensación de cercanía. Por ello, es importante tomar en cuenta que debes elegir el tono perfecto de color cálido.

 

Los colores cálidos claros son los que más encontramos en interiores, pues, además de ser acogedores, aportan calidez a la luz al ambiente. Por eso, son perfectos para ser usados en dormitorios con poca accesibilidad a luz natural, logrando la apariencia de una habitación mejor iluminada y espaciosa. Por otro lado, los colores cálidos oscuros son ideales para darle profundidad y definición a un dormitorio, con todas las paredes de un tono neutro y una sola de un color cálido oscuro.

 

¿De qué color cálido puedo pintar una pared nueva?

Si lo que deseas es pintar las paredes con colores cálidos, los tonos de la parte caliente del círculo cromático son tus aliados. Partiendo del amarillo y el rojo, junto con todas sus combinaciones, matices y saturaciones, se obtienen todos los colores cálidos.

 

 

Sabemos que elegir el color adecuado para tu espacio es importante, por eso, American Colors te ofrece una lista de colores cálidos con los que podrás decorar tus ambientes de la mejor manera de acuerdo a las variaciones de sus tonalidades.

Tomemos en cuenta que los colores cálidos parten de los colores principales: el anaranjado, el rojo y el amarillo.

 

Anaranjado o naranja

Muchas veces el color naranja o anaranjado intimida a la hora de elegirlo como una opción para las paredes de una ambiente, pues muchos piensan que es un color muy chillón y que no será adecuado para la decoración. Sin embargo, si se combina con los colores y accesorios indicados, se puede obtener un resultado elegante y bonito.

 

 

Las distintas tonalidades de este color crean un ambiente más fuerte, imponente y con presencia; no por gusto es de los favoritos de los decoradores en la actualidad por su amplia gama de combinaciones. Considera que se vería mejor si se combina con madera, blancos y cremas. 

El naranja es un color relacionado con la felicidad, la creatividad y la vida. Libera las emociones negativas y te hace sentir menos inseguro. Además, estimula la mente y es un color antidepresivo que funciona libremente en los espacios en los que se decide decorar con este color.

Un espacio pintado de tonalidad anaranjada recuerda al café, a la madera, a la relajación y se asocian al aire libre, a lo natural y lo más sencillo. En decoración, es un color cálido acogedor y transmite sensación de hospitalidad, creando un ambiente estable, protector y seguro. Combinado con blanco gana la luz y el brillo que le faltan.

Los diferentes tonalidades de este color cálido son relacionadas al fuego. Están indicados para habitaciones frías y sombrías, a las que aportan su luz y calor. Al ser tonos oscuros, ópticamente tienden a restar espacio, por lo que deben usarse en grandes estancias o en determinadas paredes.

 

Rojo

El color rojo y sus distintas tonalidades tienen un punto bohemio muy desenfadado que generan espacios muy personales si pintas las paredes con él. Las variaciones que ofrece son ideales para estilos eclécticos en los que se mezclan piezas de mobiliario y complementos de distintos ambientes.

 

 

Este color es uno de los colores más cálidos que se ha venido utilizando a lo largo de los últimos años sin pasar de moda, y por el contrario, se ha vuelto tendencia a nivel mundial. Este color combinado con tonalidades grises o cremas, es una de las elecciones favoritas por todos.

Las variaciones del rojo, tal y como lo conocemos, en combinación con tonos cremas y madera, le darán el ambiente cálido y acogedor que tanto deseamos, sin dejar de lado lo moderno. Es un color alegre que bien llevado no cansa a la vista. Considera en qué ambientes deseas utilizarlo.

Pintar las paredes de tonalidad roja ayudará a generar espacios dulces, bellos, acogedores y algo inocentes. Combinados con dorados, la inocencia se tiñe de glamour. Y tienen otro punto a su favor: tranquilizan las emociones, así que son perfectos para espacios de disfrute y relajación con la familia.

 

Amarillo

El amarillo es un color que se relaciona con el sol, con el oro, con la energía más intensa. Transmite calor, así que será ideal para habitaciones frías. Es un tono desenfadado y estimulante, por lo que es ideal para habitaciones infantiles. Dale a las paredes un toque, no las pintes todas amarillas. Aportarás luz sin abigarrar.

 

 

Si deseamos dejar de lado los colores convencionales, las diferentes tonalidades de amarillo decorarán nuestros ambientes y estimularán que se genera una gran calidez y cercanía. Los cálidos claros, en general, son colores sociables, ideales para salones, cocinas y zonas de estar.

Este color simboliza la vida, el crecimiento y la salud porque está ligado por completo a la felicidad y genera espacios que transmiten tranquilidad, armonía y equilibrio. Si lo combinas con blanco calmarás su fuerza y lograrán un equilibrio perfecto al momento de pintar las paredes nuevas de tu casa.

 

Ahora que ya conoces en qué mejorarán tus espacios si pintas tus paredes nuevas con colores cálidos, inténtalo y obtendrás grandes resultados. Sin dejar de lado, lo sofisticado y modernos que, también, es gran tendencia en la actualidad. Recuerda que, existen infinitas variedades de colores y derivados, siempre encontrarás algo que se adecue a tus gustos.